El mundo entero emprende viajes a Colombia

By / 7th February, 2014 / Blog / No Comments

Viajes a Colombia, porque cada vez más personas desean conocer los escenarios fantásticos de un país que debe su buen prestigio a la belleza de sus paisajes y al talento de su gente buena.

Viajes a Colombia es una de las búsquedas frecuentes de los ciudadanos del mundo en las agencias y los portales, cuando de muchas formas se han enterado de la belleza, las riquezas y el potencial turístico de este país montado en la esquina norte de Suramérica, con costas sobre el mar Caribe y el océano Pacífico, y que está bañado por miles de ríos que se deslizan por sus montañas llevando vida a los pueblos. Cada vez más gente quiere emprender viajes a Colombia para conocer la tierra de Gabriel García Márquez, de Shakira, de Juanes y de los científicos Manuel Elkin Patarroyo y Rodolfo Llinás.

Porque la buena imagen de esta nación se ha propagado de forma vertiginosa gracias a la labor destacada de personajes de la las letras, la ciencia, la cultura y el deporte, y porque muchos forasteros que han viajado se han encargado de contar lo maravilloso de un país verde, de ciudades cosmopolitas y pueblos tradicionales a la vez, de gente generosa que abre puertas y corazones. Cada vez más, viajes a Colombia para conocer la tierra del café y su cultura.

Destinos imperdibles en los viajes a Colombia

Para resolver la duda acerca de qué destinos conocer durante los viajes a Colombia, un país que lo tiene todo, surge la región del Eje Cafetero como una de las primeras opciones, porque al igual que todo el territorio, concentra los lugares, las actividades, los planes y los servicios que cualquier turista quiere encontrar cuando emprende el camino. Y a pesar de que hay que hacer muchos viajes a Colombia, y dentro de ella, porque sus maravillas son infinitas, se sugiere una visita a la región cafetera, con algunos sitios que no pueden dejar de conocerse.

Viajes a Colombia para conocer el Parque Nacional Natural Los Nevados, con sus cinco cúspides níveas, sus bosques de frailejones y la laguna del Otún, bello entorno a cuatro mil metros de altura. En las faldas de esta cadena montañosa, Manizales, una ciudad que fascina con sus calles en subida de construcciones republicanas y el Ecoparque Los Yarumos. Una capital con “una belleza instalada al borde del abismo”, como alguna vez la describiera el periodista Andrés Salcedo.

Viajes a Colombia, y en particular al Eje Cafetero, para conocer el valle de Cocora, aquel paraje silente del que brota, como queriendo acariciar el firmamento, la palma de cera, el árbol nacional. Por supuesto, en la ruta por la región, los renombrados parques temáticos del departamento del Quindío: el Parque Nacional del Café y Panaca, a los que se han sumado nuevos proyectos creados bajo los mismos preceptos de diversión y aprendizaje. El parque Recuca, la Granja de Mamá Lulú y Los Arrieros.

Viajes a Colombia con aroma de café

Las fincas de descanso instaladas en las montañas de Quindío, Caldas y Risaralda, para conocer de viva voz y en la fuente primaria acerca de la tradición cafetera. Viajes a Colombia para ver cientos de alas de colores por el aire cuando se visita el Mariposario de Calarcá o para darle un respiro a la mente y al alma cuando se está en el Recinto del Pensamiento, donde la reflexión es más plácida en medio del susurro de la naturaleza.

Claro, viajes a Colombia para arribar a Pereira e ir de en plan de compras y de buena gastronomía o de alejarse hacia las reservas naturales de sus alrededores, el Parque Nacional Natural Tatamá, a 70 km de la capital risaraldense, o a la Reserva Ucumarí, lugar para hacer avistamiento de aves y dejar volar a bordo de sus fugaces alas multicolor los sueños y la magia que se citan en los viajes a Colombia.

Hostales en Salento Quindio, de mochila, maleta y morral

By / 7th February, 2014 / Blog / No Comments

Hostales en Salento Quindio, donde se dan cita toda clase de viajeros, especialmente aquellos que ceden muy pronto al secreto encanto de los lugares.

Hostales en Salento Quindio, como reza el título, reciben permanentemente la visita de turistas, caminantes y trotamundos de todas las especies, que llenan sus equipajes con disímiles objetos y de acuerdo con las expectativas de viaje que se han trazado. Una maleta con camisas de sport nuevas, perfume, cámara digital y bloqueador solar; un morral con varias bermudas, varios pares de tenis y cámara fotográfica de funciones avanzadas; o una mochila con chanclas, dos libros y camisetas de algodón. Los dueños de esos equipajes llegan preguntando por las habitaciones disponibles de los hostales en Salento Quindio.

Les han dicho que Salento es el padre de los municipios del Quindío, por el ser primero en fundarse, que las calles están armadas con casas típicas de la colonización antioqueña –de bahareque, barro y madera_, y que estos hostales en Salento Quindio son parte de esa tradición constructiva que por décadas se ha mantenido y que se constituye en uno de los emblemas del lugar, por el que todos los días arriban los curiosos advenedizos.

Las clases de hostales en Salento Quindio

Son esencialmente casas típicas funcionando como hospedajes y que están repartidas por todas las calles de la población. En los alrededores del parque Bolívar, donde yergue la iglesia Nuestra Señora del Carmen y se parquean los carros yipaos. Los hostales en Salento Quindio están a lo largo de la calle Real, hasta el sitio donde comienzan las escalas que llevan al mirador, o se hallan en el campo, bien en las veredas, por los lados de Boquía y las cristalinas aguas del río Quindío; o bien por lo paisajes colindantes con el valle de Cocora.

Los hay de distintas categorías y precios, pero lo que sí es común de los hostales en Salento Quindio, es que son refugios acogedores, bien decorados, tranquilos y con esa aura renovadora que llega de los valles y las montañas que encierran a uno de los pueblos más bonitos de la región y de Colombia. Tienen pasillos con hamacas, sillas, floreros y libros dispuestos sobre la mesa, tan tentadores como el aroma constante del café suave que por esos lares se siembra y se recoge.

La buena vida de los hostales en Salento Quindio

Cual las frases que a través de los años han hecho carrera como recurso publicitario: “Visítenos para tener el gusto de servirles” o “Atendidos directamente por sus propietarios”, así sucede con los hostales en Salento Quindio, donde son precisamente los hospederos, nativos o colonos, quienes se encargan de recibir, de orientar y de coordinar que sus huéspedes reciban a tiempo los servicios y la información que necesitan.

Los hostales en Salento Quindio tienen la doble ventaja de convertirse en espacios en los que se pasan agradables horas de descanso y tertulia, pero también de ser esos pequeños paraísos a los que se llega después de una larga jornada en la que se han visitado las fondas de la vereda Boquía, el mirador o el valle de Cocora, el majestuoso escenario natural cuyo paseo es imprescindible. En aquellos hospedajes puede esperar una bebida caliente, una chimenea encendida y una conversación entretenida con el dueño o el vecino de cuarto.

Se trata de espacios no muy grandes, cuya capacidad de albergue varía entre dos y veinte personas, donde en caso tal de plena ocupación, todos los viajeros _mochileros, aventureros o ejecutivos_ terminan convirtiéndose en una suerte de cómplices y amigos que han tenido la fortuna de coincidir en la visita a tan fantástico destino y, de cierta manera, vivirlo a través de cualquiera de estos hostales en Salento Quindio.